ROSEBURG Internacionales -  9 de octubre 2015 - 20:28hs

En Oregon, Obama se concentra en condolencias, no en armas

El presidente Barack Obama lleva palabras de consuelo y pésame a las familias de las víctimas de la matanza en Roseburg, Oregon, donde se abstendrá de mencionar que son necesarios controles más estrictos para contener este tipo de actos de violencia durante su visita a una zona donde las armas de fuego son populares.

Obama tiene previsto reunirse el viernes con parientes de los fallecidos al inicio de una gira de cuatro días por la costa occidental del país. Ocho estudiantes y un profesor fueron asesinados en un colegio comunitario por un individuo armado que se suicidó frente a sus víctimas después de que la policía lo hiriera de bala.

Decenas de personas se habían congregado cerca del aeropuerto local a la llegada de Obama para protestar contra el llamado del presidente a favor de que se impongan controles más estrictos a la posesión de armas.

El condado Douglas, fuertemente conservador, está lleno de personas que poseen armas de fuego, a las que utilizan para cacería, tiro al blanco y defensa propia. Una opinión común en el área es que las masacres como la de la semana pasada se evitan con más personas armadas y no con menos de ellas.

"Como el colegio no permitía guardias armados, no había nadie ahí que pudiera frenar a ese hombre", dijo Craig Schlesinger, pastor de la iglesia Garden Valley.

En referencia a posibles protestas de inconformes, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo: "Esos individuos no tienen nada que temer. Lo cierto es que el presidente dejó bien claro que el objetivo de su visita es reunirse con las familias de quienes fueron afectados profundamente por esta tragedia".

Tras la masacre, Obama declaró evidentemente furioso que los pensamientos y oraciones son insuficientes y que es necesario cambiar las leyes de armas en el país.

En algunos de los momentos más conmovedores de su presidencia, Obama ha sido la principal fuente de consuelo de las familias de víctimas de matanzas de este tipo.

El presidente encabezó el duelo en Charleston, Carolina del Sur, donde cantó "Amazing Grace". Leyó los nombres de los 20 estudiantes de primaria asesinados en una escuela en Newton, Connecticut, y preguntó cómo la nación podía decir honestamente que hacía lo suficiente para mantener a salvo a su infancia.

En esta ocasión, el encuentro es privado, dijo la Casa Blanca, .

Obama ya tenía planeado viajar a la costa occidental cuando ocurrió la masacre y la Casa Blanca ajustó el calendario del presidente para incluir una escala en Roseburg.

El ataque a tiros ha desatado un nuevo debate nacional sobre la violencia derivada de las armas de fuego, aunque la historia indica que son mínimas las probabilidades de promulgar una ley al respecto. Los legisladores republicanos han mencionado la necesidad de impulsar iniciativas diseñadas para mejorar la atención médica a personas con problemas mentales.

Los demócratas han propuesto que se integre una comisión especial que indague la violencia con armas de fuego, al estilo de la que estableció la Cámara de Representantes controlada por los republicanos para investigar la Planificación Familiar y el ataque de 2012 en el que murieron cuatro estadounidenses en Bengasi, Libia.

"Ninguna propuesta va a frenar todos los ataques a tiros, pero podemos proponer soluciones que impidan algunas tragedias", dijo el representante demócrata Mike Thompson, de California, quien encabeza la propuesta de que se integre una comisión especial.

Earnest ha señalado que la revisión de antecedentes de todos los interesados en comprar un arma en una exposición "es el tipo de medida que creemos debería aprobar el Congreso".

FUENTE: AP