EFE

Millones de rosas siguen un largo y cuidadoso camino contrarreloj por tierra y aire desde su cultivo, en los Andes colombianos, hasta las manos de los enamorados que las recibirán como regalo el Día de San Valentín en Estados Unidos.