Venezuela Internacionales -  7 de septiembre 2016 - 18:59hs

Venezuela: oposición intensifica presiones por el referendo

Con protestas en todo el país la oposición venezolana, alentada por la masiva movilización de la semana pasada, intensificó este miércoles las presiones para lograr la pronta realización del referendo revocatorio de mandato del presidente Nicolás Maduro.

La mayoría de movilizaciones que se desarrollaron en los 23 estados y cerca de las sedes del Consejo Nacional Electoral, CNE, culminaron de manera pacífica con excepción de las que se registraron en los estados Apure y Trujillo donde se dieron enfrentamientos entre partidarios del gobierno y opositores y se registraron al menos cuatro heridos.

Aunque la oposición logró con la multitudinaria marcha del 1 de septiembre demostrar su fuerza en las calles y poder de organización, no ha obtenido mayores avances para que el organismo electoral -controlado por el oficialismo- acelere la convocatoria de la recolección de las firmas de 20% de los electores.

Las autoridades del CNE no ofrecieron de inmediato comentarios sobre las protestas opositoras.

En la ciudad occidental de Trujillo, capital de estado Trujillo, manifestantes pro oficialistas, vestidos con camisas rojas y algunos con el rostro cubierto con telas, atacaron en la jornada con piedras y bates a opositores cuando se retiraban de los alrededores de la sede del CNE de esa localidad, relató a The Associatedd Press el dirigente Aissa Ocanto, del partido opositor Primero Justicia.

Al grito "Y va caer y va a caer, este gobierno va a caer", varios centenares de opositores portando banderas venezolanas y cacerolas marcharon por algunas vías de Los Teques, capital del estado Miranda, a unos 35 kilómetros de Caracas, para exigir la realización del referendo.

En tanto a menos de dos calles de la sede del Consejo en la localidad de Los Teques el paso de los opositores fue bloqueado por varios cientos de seguidores del gobierno que al grito "No pasarán, no pasarán" les impidieron avanzar.

Una treintena de policías con equipos antimotines formaron un cordón en medio de la vía para evitar que ambos bandos se enfrentaran.

En el caso de la capital, la oposición convocó a paralizaciones de actividades por diez minutos durante el mediodía.

Por su parte, miles de empleados públicos y seguidores del gobierno, vestidos con camisas rojas, marcharon por algunas vías del centro de Caracas en respaldo de Maduro.

En algunas ciudades del interior el oficialismo también realizó concentraciones en los alrededores de las sedes regionales del CNE y bloquearon el paso a los opositores.

El dirigente opositor Henrique Capriles, principal promotor del referendo, condenó las acciones del oficialismo y acusó al gobierno movilizar su gente para provocar, según señaló.

El secretario ejecutivo de la alianza opositora, Jesús Torrealba, dijo a la AP que con las protestas pacíficas la oposición busca explicar a la población las exigencias para la recolección de las firmas de 20% de los electores que se necesitan para llevar a cabo la consulta popular.

"Nuestra estrategia es aislar, segregar y derrotar a la cúpula corrupta y violadora de derechos humanos que tiene en sus manos por ahora las palancas del gobierno", indicó Torrealba al asegurar que la oposición insistirá en acelerar la construcción de una "solución electoral" a la crisis.

El prominente dirigente oficialista, diputado Diosdado Cabello, instó el martes a los seguidores del gobierno a estar muy pendientes de las protestas opositoras y descartó que la coalición pueda lograr su objetivo de acelerar el fin del gobierno de Maduro.

"Maduro no se va, y ustedes no vuelven más nunca", dijo Cabello durante una concentración en el estado central de Portuguesa.

La oposición apuesta a realizar este año el referendo como salida a la crisis económica y social que golpea a Venezuela, pero el cronograma que planteó en agosto el Consejo Nacional Electoral ha generado dudas de que la consulta pueda darse antes del 10 de enero de 2017, cuando se completa más de la mitad del mandato de seis años de Maduro.

La constitución establece que de realizarse el referendo luego de esa fecha los dos últimos años del gobierno deberán ser completados por el vicepresidente de turno.