AFP

Noelia Garella quería ser maestra, pero para lograrlo debió enfrentar prejuicios y dudas sobre su capacidad. Ahora es la primera maestra con síndrome de Down en Argentina, y una de las pocas en el mundo.