AP

Un equipo de rescate masivo formado por voluntarios, bomberos y policías trabajó durante más de 100 horas para recuperar el cadáver de un niño de seis años que cayó accidentalmente en una tubería abandonada en la provincia de Hebei, norte de China, el jueves.

La policía local recibió una llamada alrededor de las 11:00 a.m del 6 de noviembre de que un niño de seis años había caído en un tubo de 40 metros de profundidad mientras ayudaba a su padre a cosechar el repollo familiar en el condado de Lixian.

Publicidad