AFP

Unos 50 millones de italianos acudían el domingo a las urnas para votar una controvertida reforma constitucional, cuyo resultado podría forzar la renuncia del primer ministro Matteo Renzi y afectar la estabilidad económica de la Unión Europea.