Madrid Internacionales -  20 de julio 2017 - 09:17hs

Autopsia muestra que el banquero español Miguel Blesa se suicidó

La autopsia practicada este jueves a Miguel Blesa, un banquero español condenado a seis años de cárcel por malversación hallado muerto la víspera, determinó que se suicidó con un arma de fuego, informaron autoridades de Andalucía (sur de España).

"La autopsia que se la he practicado esta mañana en el Instituto Anatómico Forense de Córdoba, (...) confirma que se ha tratado de una muerte por autolesión por arma de fuego", indicó un comunicado del gobierno regional de Andalucía.

El expresidente de Caja Madrid, de 69 años, fue hallado la mañana del miércoles con una herida de escopeta de caza en el pecho en una finca de caza en Villanueva del Rey, Córdoba (Andalucía), al lado de su vehículo.

Emblema de los excesos del sector bancario español, Blesa había sido condenado en febrero a seis años de cárcel por el caso de las "tarjetas black" bancarias, mediante las cuales se desviaron 12 millones de euros de las entidades Caja Madrid y Bankia entre 2003 y 2012.

Muy cercano al Partido Popular (PP) y al expresidente del gobierno conservador José María Aznar, Blesa fue señalado como el creador del sistema corrupto cuando estuvo al frente de Caja Madrid, la entonces cuarta entidad bancaria del país, que presidió entre 1996 y 2009.

Después de dejar su presidencia, la entidad y otras seis cajas de ahorros en dificultades se fusionaron en 2010 para crear Bankia, la institución cuya nacionalización desató el millonario rescate europeo a la banca española.

Según medios españoles, que citan testigos y fuentes de la investigación, poco antes de que se descubriera su cuerpo, Blesa desayunó con unos amigos en la finca "Puerto del Toro", que solía frecuentar y se levantó de la mesa alegando que iba a mover su vehículo.

Cuando se levantó le habría preguntado a algunos de los presentes si tenían el teléfono de su mujer, por si hubiera que llamarla y se habría alejado hacia su coche.

Blesa, que a mediados de 2013 pasó 15 días en prisión preventiva hasta que se anuló un proceso judicial por presunta malversación en la venta por parte de Caja Madrid de un banco estadounidense, estaba también a la espera de un juicio oral por presuntos sobresueldos a la cúpula del banco que presidió.