AFP

Una huelga nacional, con una marcha masiva en la capital, convocada por sindicatos opositores se desarrolla este martes en Argentina, en protesta por las políticas económicas, a seis meses de las elecciones presidenciales.

"Vine a manifestar porque el sueldo no alcanza. El gobierno tiene que irse. No ha podido resolver la situación económica", dijo a la AFP Juan Arrique, un camionero de 32 años, que marchaba junto a su sindicato, uno de los convocantes al paro que afecta el transporte de valores y recolección de residuos, entre otros servicios.

Publicidad

Unas 20 personas, 17 hombres y tres mujeres, fueron detenidas cuando avanzaban detrás de las columnas de manifestantes. "Estaban encapuchados, con palos. No vamos a permitir destrozos", dijo al canal TN el secretario de Seguridad de la capital, Marcelo D'Alessandro.

El gobierno ha amenazado con aplicar sanciones y multas a gremios que incumplan la conciliación obligatoria dictada en la previa por las autoridades.

Publicidad

Sin aviones ni actividad portuaria este martes, se sumaron a la huelga además maestros de la educación pública, trabajadores de la salud, bancarios, en una jornada que incluyó una una multitudinaria movilización en el centro de Buenos Aires y actos en varias ciudades del país.

Sin embargo, este paro nacional no tiene el alcance de otras huelgas generales, ya que no cuenta con el aval de la poderosa Confederación General del Trabajo (CGT).

"No hay clima de paro. Hoy el trabajador está cuidando su fuente de trabajo, es un momento difícil y no quiere perder presentismo. Más que un paro estamos ante una gran movilización", afirmó a radio Mitre el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Pero María Belén Blumett, una camarera de un casino que participaba en la manifestación, dijo marchar "en rechazo de lo que hace (el presidente) Mauricio Macri contra los trabajadores, con los pobres que hay, con la gente que no puede comer, con los despidos que hay".

Afiches de convocatoria al paro pegados en Buenos Aires aludieron enormes aumentos de precios y tarifas acumulados desde diciembre de 2015, cuando asumió Macri: "Harina por kilo +329%, Aceite 1,5lt +463%, asado (carne) por kilo 272%, leche por litro +234%", se lee en unos. "Gas +4.096%, Luz 3.240%, Agua +814%", en otros.

"Así como estamos no se puede seguir. Necesitamos que más allá de un cambio de gobierno haya un cambio de modelo de país. El modelo financista no va, necesitamos un modelo de la industria", agregó Matías Ezcurra, vendedor de diarios y revistas de 38 años.

"Llévenselo a (presidente Mauricio) Macri, dejen los dólares", se leía en pintadas en el frente de la institución financiera JP Morgan, en el centro de Buenos Aires, en un mensaje a los mercados y al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobierno de Macri ha recibido un fuerte respaldo del FMI, que en 2018 otorgó a Argentina un crédito de 56.000 millones de dólares condicionado a un fuerte ajuste presupuestario para lograr el equilibrio fiscal este año.

Pero el desempleo creciente (9,1% a fines de 2018), una inflación de 11,8% acumulada en el primer trimestre y de 54,7% anualizada, una actividad frenada y el aumento de la pobreza agitan los peores fantasmas en un país donde aún está fresco el recuerdo de la mayor crisis de su historia a fines de 2001.

En el primer trimestre de 2019, los despidos y suspensiones ascendieron a casi 20.000 casos, 41% más que en el mismo lapso de 2018, y 77% de ellos en el sector industrial, según un trabajo del Centro de Estudios de Pensamiento Americano (CEPA) en base a datos oficiales.

La llegada de los porteños al trabajo este martes se vio dificultada por el paro total de las seis líneas de metro. Largas filas de pasajeros esperaban los ómnibus de corta distancia, que se vio diezmado, ya que una cuarta parte de las casi 400 líneas que atraviesan en la capital adhirió al paro. En cambio, los trenes funcionaban.

Manifestantes de partidos de izquierda bloquearon el paso por unas horas en puente La Noria, uno de los accesos a Buenos Aires desde la periferia. Otras rutas estuvieron despejadas.

Aviones, buses de corta y larga distancia, trenes, barcos y metros estarán paralizados además el 1° de Mayo, feriado por el Día del Trabajador, por otra huelga de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

Publicidad

Publicidad