AFP

Las playas del Caribe mexicano tienen un visitante incómodo: el sargazo, un alga espesa y pestilente que ha cambiado el tono turquesa del agua y de la arena blanca. Científicos advierten que de no combatirse adecuadamente, el fenómeno podría ser un desastre ecológico y económico.