EFE

El papa Francisco conversó hoy con 400 niños italianos, afectados por el siniestro del puente Morandi de Génova (norte) y las inundaciones de Cerdeña de 2013, y hubo también algunos procedentes de barrios de Nápoles, golpeados por la delincuencia.