AFP

Es una pequeña revolución en el país del gigantismo: cada vez hay más estadounidenses que eligen vivir en "tiny houses", casitas de menos de 40 m2, por su precio módico, su minimalismo y su menor impacto en el medioambiente.