AFP

Las más de 300 noches despejadas al año convierten a Chile en un destino único para observar sus cielos. Con una oferta que va desde pequeños telescopios hasta la visita a los más grandes centros astronómicos, el astroturismo es cada vez más popular en la 'capital mundial' de la astronomía.