India alivia toque de queda en ciudad de Cachemira para rezo

AP

El estricto toque de queda que mantenía a los residentes de la parte Cachemira controlada por India en sus casas por quinto día consecutivo se aliviará para permitir el rezo de los viernes, explicó el jefe de la policía.

La región de mayoría musulmana ha estado sometida a un dispositivo de seguridad sin precedentes y a un bloqueo de las comunicaciones casi total para evitar disturbios luego de que el gobierno nacionalista de India anunció la revocación del estatus constitucional especial de Cachemira y rebajó su consideración de estado a territorio.

Publicidad

"La gente podrá ir a mezquitas específicas de su zona para las oraciones en la mayor parte de la ciudad de Srinagar”, dijo el jefe de la policía de la región, Dilbagh Singh, a The Associated Press.

El alivio del toque de queda en la principal ciudad de Cachemira era temporal, pero no se especificó cuánto durará. En Srinagar, el rezo comenzó a las 12:37 y dura alrededor de 20 minutos.

Publicidad

Las autoridades permitirán que los fieles recen en pequeñas mezquitas locales, pero no en la histórica mezquita de Jama Masjid, a donde acuden semanalmente miles de musulmanes, reportó la agencia noticiosa The Press Trust of India.

Jama Masjid ha sido el epicentro de protestas regulares contra el gobierno indio tras el rezo de los viernes, un día feriado para los musulmanes.

Está por ver si las autoridades aliviarán también el bloqueo para la fiesta del Eid al-Adha, que se celebra el lunes.

En un discurso a la nación el jueves, el primer ministro de India, Narendra Modi, prometió al pueblo de Cachemira que su ejecutivo está haciendo “esfuerzos sinceros para garantizar que la gente de la región no tiene dificultades para celebrar el Eid".

Las restricciones de movimiento en toda la región han obligado a los residentes a permanecen en sus casas y forzaron el cierre de tiendas e incluso clínicas. Todas las comunicaciones e internet estaban bloqueados. Modi afirmó el jueves en la noche que la situación en la región volvería a la normalidad de forma gradual.

Tanto Pakistán como India reclaman la soberanía sobre la totalidad de la región del Himalaya, que ahora está dividida en dos. Los rebeldes luchan desde hace décadas contra el mandato indio y la mayoría de los residentes quieren la independencia o integrarse en Pakistán.

Por su parte, el ministro paquistaní de Exteriores tenía previsto reunirse el viernes con líderes chinos en Beijing como parte de los esfuerzos para presionar a India para que dé marcha atrás en su decisión sobre Cachemira.

Publicidad

Publicidad