AFP

China concentraba fuerzas el jueves en Shenzhen, ciudad fronteriza con Hong Kong, en medio de la escalada de la crisis por las manifestaciones prodemocracia. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que su homólogo chino, Xi Jinping, debería reunirse con los activistas para lograr un final "feliz".