EFE

Por primera vez desde que hace tres meses arrancaron las protestas, la policía de Hong Kong usó este domingo cañones de agua para dispersar a la población en una nueva tensa jornada de marchas prodemocráticas en la que se vivieron incidentes violentos.