AFP

Carolina del Norte y del Sur comenzaron el jueves a sentir la fuerza de las lluvias torrenciales y los feroces vientos traídos por el huracán Dorian, a medida que se acerca a la costa este de Estados Unidos.