AFP

Arabia Saudita, primer exportador mundial de petróleo, intentaba el domingo reparar sus instalaciones petroleras, dañadas la víspera por un ataque con drones, que obligaron al reino a reducir su producción de crudo a la mitad.