AFP

Más de la mitad de los 147 tigres confiscados años atrás en un controvertido templo tailandés, antaño un centro turístico, murieron por problemas genéticos, informaron el lunes las autoridades.