AFP

Seis años después de perder su trabajo en una funeraria de Detroit, Aimee Stephens aguarda que la Corte Suprema de Estados Unidos decida sobre su caso en una audiencia histórica, que determinará si la ley que prohíbe la discriminación sexual en el ámbito laboral protege también a las personas transgénero.