AFP

Detrás de una pesada puerta de hierro, decenas de prisioneros se hacinan en una estrecha celda, donde apenas pueden moverse. Todos están acusados de ser yihadistas del grupo Estado Islámico. Un equipo de la AFP consiguió acceder a la cárcel, en el noreste de Siria, controlada por las fuerzas kurdas.