En el Boeing 737 NG de Ukraine Airlines viajaban 176 pasajeros, todos murieron

AFP

El choque de un Boeing 737 NG de Ukraine Airlines el miércoles en la capital de Irán, Teherán, probablemente agravará la crisis de confianza en la que se hundió el fabricante de aviones estadounidense, incluso aunque por el momento no se conozcan todas las causas.

Desde los dos trágicos accidentes que mataron a 346 personas y que implican otro modelo, el 737 MAX, la reputación del fabricante de aviones quedó dañada seriamente.

Publicidad

En Wall Street, la acción de Boeing cayó un 1,2% alrededor de las 17h00 GMT.

Las cajas negras, que pueden ayudar a arrojar luz sobre las causas del accidente que dejó 176 muertos, fueron recuperadas, pero Teherán dijo que no enviará los datos del vuelo a los estadounidenses, en medio de fuertes tensiones entre los dos países con una escalada de acciones que hace temer un enfrentamiento bélico.

Publicidad

"Estamos listos para proporcionar (nuestra) asistencia de cualquier forma", dijo un portavoz de Boeing a la AFP, negándose a decir si, dado el embargo de Estados Unidos, los empleados del grupo fueron autorizados para viajar a Teherán para ayudar a los investigadores, como se hace tradicionalmente en el caso de accidentes aéreos.

"Para participar en la investigación, Estados Unidos debe ser invitado por los iraníes", dijo a la AFP, por su parte, a un funcionario estadounidense bajo condición de anonimato.

"Este accidente llega en un mal momento para Boeing", señaló por su parte Michel Merluzeau, experto de Air Insight Research. "La confianza y la percepción pública están en un punto bajo", explicó.

Si bien opina que "las apariencias no son favorables para Boeing", Richard Aboulafia, del Grupo Teal, considera que "la declaración del portavoz del aeropuerto de Teherán afirmando que el accidente se debió a 'dificultades técnicas' no es creíble porque los investigadores no inspeccionaron las cajas negras ni las comunicaciones del piloto".

Boeing se ha visto sumida desde mediados de marzo en la peor crisis de su historia, lo que provocó el despido a fines de diciembre de su director ejecutivo Dennis Muilenburg y despertó muchas críticas a su política.

Dos aviones 737 MAX, uno propiedad de Lion Air de Indonesia y otro de Ethiopian Airlines, se estrellaron en un lapso de cinco meses, provocando la muerte de 346 personas.

Las investigaciones han implicado al software que controla y abandona el sistema automático MCAS. El fabricante del avión está trabajando en una medida correctiva para obtener el levantamiento de la prohibición de vuelo en este avión, que constituye más de dos tercios de su lista de pedidos.

Este proceso está empañado por tensiones con la Agencia Federal de Aviación (FAA) que ha detectado problemas adicionales: uno con el sistema de control de vuelo y otro, más recientemente, con el cableado eléctrico. Esta falla también afecta al 737 NG.

Pero según expertos, como Michel Merluzeau, "es realmente necesario disociar el choque del ucraniano 737-800 (NG) de la crisis del 737 MAX".

Insta a "mirar el evento en silos y analizar lo que sucedió: el lugar, la tripulación, el aeropuerto y la aerolínea. Estos son los elementos principales que tienen un efecto sobre lo que ha pasado".

"Los informes de prensa que asocian el accidente de Ukrania Airlines en Teherán con la crisis MAX son irresponsables", dice Scott Hamilton, experto de la firma Leeham.

Al juzgar que aún es demasiado pronto para sacar conclusiones, Hamilton recuerda que es habitual que los investigadores exploren varias vías como "un error del piloto, un problema de mantenimiento, un error técnico, factores externos como el clima, terrorismo y, en este caso, una maniobra militar que salió mal".

Otros expertos entrevistados por AFP no excluyen que el avión podría haber sido afectado por escombros que yacían en la pista al momento del despegue.

Según Ukraine International Airlines, "el avión fue fabricado en 2016. Fue recibido por la aerolínea directamente de la fábrica (Boeing)" y "se sometió a su último mantenimiento técnico regular el 6 de enero de 2020".

Hablando en términos generales, este nuevo avión tenía menos de 5.000 "ciclos de vida", según los expertos, y por lo tanto no se vio afectado por el problema de las grietas estructurales descubiertas en el 737 GN en octubre pasado por Boeing. Los ciclos de vida corresponden a despegues, presurizaciones, despresurizaciones y aterrizajes sin ninguna dificultad.

En ese momento, el fabricante de aviones informó de un problema con el "pickle fork", la parte del avión que une las alas al fuselaje y maneja las restricciones y las fuerzas aerodinámicas.

Las autoridades estadounidenses ordenaron entonces una inspección de los aparatos Boeing 737 NG que habían acumulado al menos 22.600 ciclos de vida.

Publicidad

Publicidad