AFP

Decenas de camiones están vertiendo miles de toneladas de arena blanca con partículas de no más de 4,7 milímetros de diámetro en Miami Beach. Es la respuesta del gobierno de Estados Unidos a la erosión producida por el aumento del nivel del mar en uno de los destinos turísticos más populares de Florida.