AFP

Tres bomberos estadounidenses murieron el jueves al estrellarse su avión en el sureste de Australia, donde el fuego gana terreno gracias a los vientos y a una nueva subida de las temperaturas.