Lance ha insistido siempre en que él no mató a la pareja

AP

Las autoridades se disponen a ejecutar el miércoles por la noche a un hombre sentenciado por matar a su exesposa y el novio de ella hace más de dos décadas en el estado de Georgia.

Donnie Cleveland Lance, de 66 años, debe recibir la inyección letal en la prisión estatal de Jackson por matar a Sabrina “Joy” Lance y Dwight “Butch” Wood Jr. en el condado Jackson a unos 100 kilómetros (60 millas) al noreste de Atlanta.

Publicidad

Según el prontuario, Lance fue a la casa de Wood la noche del 8 de noviembre de 1997, abrió la puerta a patadas y le disparó a Wood de frente y por detrás y seguidamente mató a Joy Lance golpeándola con la culata de la escopeta.

Lance ha insistido siempre en que él no mató a la pareja.

Publicidad

No hubo testigos y la policía nunca encontró el arma. Los abogados de Lance argumentan que no hubo sangre ni otra evidencia física que lo vinculara con el crimen y que la fiscalía estaba empeñada en acusarlo a él desde el comienzo. La fiscalía sostiene que la evidencia que compromete a Lance, “aunque circunstancial, es abrumadora”.

Según las acusaciones, Lance por años abusó a su exesposa, tanto durante el matrimonio como después del divorcio, y varias veces amenazó con matarla. Los abogados de Lance, en su solicitud de clemencia afirman que la relación entre los dos era difícil y que “el alcohol fue un factor significativo en el historial de agresión mutua”.

Los abogados han pedido pruebas de ADN en varias piezas de evidencia, con el argumento de que los resultados podrán exonerar a Lance y hallar al verdadero culpable.

El juez Nicholas Primm rechazó en septiembre los pedidos de pruebas de ADN y de realizar un nuevo juicio afirmando que, en vista de las evidencias presentadas en el primer juicio, es poco probable que un jurado cambie el veredicto. La Corte Suprema de Georgia se negó a tomar el caso, y los abogados de Lance han pedido la intervención de la Corte Suprema.

Publicidad

Publicidad