AFP

La muerte de un joven médico chino que había sido reprendido por las autoridades por alertar sobre la amenaza del nuevo coronavirus desencadenó el viernes un aluvión de críticas en las redes sociales contra las autoridades chinas, ante una crisis que empeora y que ha matado a más de 630 personas.