AFP

Con los restaurantes y bares de Nueva York cerrados al público debido al contagioso coronavirus, su población, que adora comer afuera, depende ahora de un ejército de repartidores.