AFP

La tormenta Amanda dejó una estela de destrucción y muerte a su paso por el norte de Centroamérica, donde 18 personas murieron e incontables casas y carreteras fueron arrasadas por el ciclón, especialmente en El Salvador, el país más golpeado.