La Ley George Floyd de Justicia en Tácticas Policiales es tal vez el conjunto más ambicioso de cambios propuestos a los procedimientos y rendición de cuentas de la policía en décadas

AP

La Cámara de Representantes aprobó el jueves una reforma de amplio alcance a la policía promovida por los demócratas, una votación llena de emotividad y simbolismo en un Congreso dividido al que se le dificulta actuar ante la indignación mundial por las muertes de George Floyd y otros afroestadounidenses.

La presidenta de la cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi, se reunió con miembros de la bancada de raza negra en las escaleras del Capitolio, desafiando a sus opositores a no permitir que los fallecimientos sean en vano ni que las expresiones de apoyo público para que haya un cambio pasen desatendidas. Pero el derrumbe de un proyecto de ley republicano en el Senado deja en duda cómo será la ley final.

Publicidad

“Exactamente hace un mes, George Floyd dijo sus últimas palabras: ‘No puedo respirar’, y cambió el curso de la historia", afirmó Pelosi.

Dijo que el Senado enfrenta la opción de “honrar la vida de George Floyd o no hacer nada".

Publicidad

La Ley George Floyd de Justicia en Tácticas Policiales es tal vez el conjunto más ambicioso de cambios propuestos a los procedimientos y rendición de cuentas de la policía en décadas. Respaldada por los principales grupos de defensa de los derechos civiles de la nación, pretende estar a la altura de las manifestaciones que llenaron las calles en todo el país. Sin embargo, sus posibilidades de convertirse en ley son prácticamente nulas.

La víspera de la votación, el gobierno del presidente Donald Trump dijo que vetaría el proyecto de ley. Y el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell ha dicho también que no será aprobada en esa cámara dominada por los republicanos.

Después de que el proyecto de ley republicano de reformas a la policía se estancó esta semana tras ser bloqueado por los demócratas, Trump se encogió de hombros.

“Si no pasa nada con ella, qué se le va a hacer", afirmó Trump. “Tenemos filosofías distintas".

El Congreso se encuentra ahora en un impasse, algo con lo que ya está familiarizado, a pesar de las protestas cerca de allí y las encuestas que muestran que una mayoría abrumadora de estadounidenses desean cambios tras la muerte de Floyd, Breonna Taylor y otras personas a manos de la policía. Mientras tanto, los dos partidos están enfocados en atraer votantes antes de los comicios de fin de año, los cuales determinarán el control de la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca.

“Los oímos. Los vemos. Somos ustedes", dijo el representante demócrata por Nueva York Hakeem Jeffries durante el debate.

Ha pasado un mes desde que la muerte de Floyd el 25 de mayo desató una ola de protestas en todo el mundo contra las tácticas policiales y el racismo. Desde entonces, se celebró el funeral por Rayshard Brooks, un afroestadounidense que murió por disparos de la policía en Atlanta. El jueves habría sido también el 18vo cumpleaños de Tamir Rice, un joven negro asesinado en Ohio en 2014.

Los legisladores, que habían estado trabajando desde sus casas durante la crisis del COVID-19, fueron convocados al Capitolio para un emotivo debate que se prolongó durante horas. Docenas votaron a distancia en virtud de las nuevas leyes por la pandemia.

Durante el día, varios legisladores demócratas leyeron los nombres de los asesinados, compartieron sus experiencias de prejuicios raciales y dieron su apoyo a activistas del movimiento Black Lives Matter .

Karen Bass, representante demócrata de California y presidenta del caucus negro del Congreso, dijo que cientos de miles de personas “en todos los estados de la unión” marchan para asegurar que Floyd “no será solo otro hombre negro muerto a manos de la policía".

Legisladores republicanos respondieron que la ley va demasiado lejos y no lograron incluir el aporte de su partido. “Todas las vidas importan", dijo Debbie Lesko, represente republicana de Arizona. El diputado por Nueva York Pete King dijo que es el momento de ponerse del lado de las fuerzas de seguridad, los “hombres y mujeres de azul”. El líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, calificó a los manifestantes de “mafia".

Publicidad

Publicidad