El grupo, creado hace más de una década, también trata de hacer una labor didáctica exhortando a los colombianos a cuidarse de la letal infección

AP

Un grupo de artistas callejeros de la compañía Circo Encuentro se dedica a intercambiar su espectáculo de malabarismos y bailes por alimentos donados para ayudar a personas en los barrios más pobres al sur de la capital colombiana golpeados por la pandemia del nuevo coronavirus.

El grupo, creado hace más de una década, también trata de hacer una labor didáctica exhortando a los colombianos a cuidarse de la letal infección.

Publicidad

La fundadora del circo Alexandra Suárez dijo el sábado a The Associated Press que ella y otros tres artistas formaron la compañía hace 11 años cuando estaban en secundaria y con el objetivo es hacer un trabajo social.

“No somos circo de carpa, con animales y payasos", explicó. “Esto nace de ver las necesidades que hay en diferentes zonas del sur de Bogotá, también de nosotros mismos porque el coronavirus llegó sin previo aviso”.

Publicidad

"Eran tantas las necesidades mentales, aumentaron los problemas intrafamiliares; los niños obligados a no ir a un colegio y nos estábamos enfermando mentalmente y por falta de alimentos y con nuestra actuación queremos brindar un rato de alegría y esperanza”, agregó.

Con un megáfono en mano, Suárez arengaba en la tarde del sábado por diferentes calles de un barrio al sur de Bogotá: “Si te cuidas tú, me cuido yo y entre todos nos cuidamos”.

El grupo recolectó alimentos en varias zonas de la ciudad y posteriormente en la tarde realizó su show de una hora que consistió en acrobacias y bailes. Los artistas prepararon después una gran sopa que repartieron a un grupo de adultos y menores de edad que presenció al acto.

“Nuestra actividad consta de recolección de alimentos en plazas de mercado, en tiendas", detalló Suárez. “Elegimos tres días a la semana para hacer como una especie de trueque y a cambio de arte ellos nos dan carne, pollo, arroz, papas y después preparamos una sopa”.

"Hoy, por ejemplo, nos maquillamos nuestros rostros y nos vestimos con trajes coloridos y con megáfono invitamos a que nos acompañaran”, agregó muy emocionada.

La sopa la llaman “Sopita de murciélago”, en alusión —según ella— a que el coronavirus provino al parecer de murciélagos, y para “que nos diéramos cuenta que no fueron murciélagos, ni en los laboratorios, sino que nosotros fuimos los que acechamos al murciélago”.

Dijo que la idea es seguir con su iniciativa en la mayoría de las zonas pobres de Bogotá y hasta que termine la crisis sanitaria que “como va, está muy lejos que desaparezca”, añadió.

El grupo ha realizado una decena de presentaciones y estima que lo han visto más de 1.000 personas. Colombia acumulaba más de 109.500 infectados, con más de 45.300 recuperados y más de 3.700 fallecidos.

Publicidad

Publicidad