AFP

Una galería de arte de Tokio propuso a los visitantes que "robasen" las obras que quisieran, por lo cual la exposición duró apenas 10 minutos y, como para muchos la cultura era lo de menos, parte del botín acabó en páginas web de subastas.