OMS critica mensajes discrepantes de gobiernos sobre COVID

AP

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, criticó el lunes a algunos mandatarios por socavar la confianza pública al enviar mensajes contradictorios sobre el coronavirus, y advirtió que su incapacidad para contener los brotes en sus países significa que podría no haber un regreso a la normalidad “en el futuro cercano”.

Tedros no criticó a políticos específicos, pero dijo que “demasiados países van en la dirección equivocada” con la pandemia y que algunos no toman las medidas adecuadas para prevenir los contagios.

Publicidad

Al mismo tiempo, Tedros reconoció lo difícil que era que los gobiernos respondieran de forma efectiva dadas las consecuencias económicas, sociales y culturales de la imposición de restricciones.

“El virus sigue siendo el enemigo público número 1, pero las acciones de muchos gobiernos y personas no reflejan esto”, dijo.

Publicidad

El director general hizo los comentarios a la prensa en Ginebra un día después de que la OMS reportara otro récord mundial: más de 230.000 casos confirmados en 24 horas. Diez países representan 80% del conteo diario reportado el domingo, y más de la mitad de los casos nuevos confirmados fueron sólo de Estados Unidos y Brasil.

La agencia de salud de la ONU dijo que las respuestas del gobierno e individuales deberían depender de las condiciones locales, específicamente, si hay propagación comunitaria extensa del virus.

Por ejemplo: las escuelas. Muchos países han reabierto las aulas al disminuir su conteo diario de casos, pero algunas naciones juegan “con pelotas políticas” al pedir que las escuelas reabran sin implementar medidas de control más extensas, como mantener las tiendas cerradas o limitar las reuniones públicas, dijo la OMS.

“Los mensajes contradictorios de los gobernantes socavan el ingrediente más crítico de cualquier respuesta: la confianza”, dijo Tedros el lunes, y agregó que los gobiernos deben comunicar mensajes de salud pública más claros y los individuos deben mantener el distanciamiento social, usar mascarillas, lavarse las manos y quedarse en casa cuando tengan síntomas de COVID-19.

Mientras el Reino Unido sale de una cuarentena nacional, los líderes gubernamentales fueron reprendidos en días recientes por dar declaraciones discrepantes sobre la utilidad de las mascarillas en lugares públicos, entre otros temas.

El primer ministro Boris Johnson dijo el lunes que las personas “deberían” usar mascarillas en las tiendas. Pero la víspera, uno de sus altos ministros de gabinete dijo durante una presentación en la televisión que las coberturas faciales no deberían ser obligatorias.

Sin aplicar métodos básicos de control de brotes, “sólo hay una forma en que avanzará esta pandemia”, advirtió Tedros.

“Empeorará cada vez más y más”, dijo. “No habrá regreso a la vieja normalidad en el futuro cercano”.

Aun así, la OMS dio una señal de esperanza al mencionar a países que habían experimentado brotes y altos números de muertos, y lograron controlar el virus.

Mandatarios de países como Estados Unidos, Brasil e India, que todavía se enfrentan a extensos brotes, han rechazado o restado importancia a los consejos o recomendaciones de expertos científicos, asesores en el gobierno y sus aliados políticos sobre adoptar medidas más severas.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro ha cuestionado con frecuencia la utilidad de las medidas de cuarentena y en gran parte ha evitado las mascarillas.

En medio de un debate en lugares como Estados Unidos sobre si pueden reabrirse las escuelas, el jefe de emergencias de la OMS, Michael Ryan, dijo que cualquier decisión de ese tipo requiere un análisis que también considere cómo operan los lugares de trabajo o los asilos.

“No podemos convertir a las escuelas en otra pelota política en este juego. No es justo para nuestros niños”, dijo Ryan. “Tenemos que tomar decisiones que estén basadas en lo más conveniente para nuestros niños, sean sus beneficios educativos o de salud”.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha presionado a los distritos escolares para que reabran este otoño, y amenazó con cortar los fondos a los que no lo hagan.

Publicidad

Publicidad