JOHANNESBURGO Internacionales -  22 de julio 2020 - 08:14hs

Ayudas de donantes bajan pese a la necesidad

Una nueva instantánea de la frenética respuesta global a la pandemia del coronavirus muestra que algunos de los mayores donantes gubernamentales en ayuda humanitaria están bajo presión: Los compromisos de financiación, para luchar contra el virus y otras cuestiones, cayeron en un tercio con respecto al mismo periodo del año pasado.

El análisis de la británica Development Initiatives, obtenido antes por The Associated Press, ofrece una inusual imagen en tiempo real de la difícilmente rastreable ayuda humanitaria en el mundo.

En un momento en que miles de millones de personas se enfrentan a la pandemia y al colapso económico resultante — además de a desastres ya existentes como la hambruna, la sequía o la violencia — se necesita más dinero, no menos. Es necesario comprar nuevos equipos de protección contra el virus para casi todo, desde salas de maternidad en aldeas africanas a albergues para mujeres en campos de refugiados sirios.

“No hemos visto una financiación sustancial para el COVID, pero la situación está empeorando", dijo Rosalind Crowther, directora de la ONG CARE en Sudán del Sur a la AP en mayo, agregando que “algunos donantes han dado marcha atrás en sus compromisos anteriores". El grupo gestiona dos docenas de centros de salud, más de 40 centros de alimentación y un refugio en uno de los países más frágiles del mundo tras una guerra civil.

En Somalia, una madre que dio a luz a gemelos contó a Amnistía Internacional que los tuvo en su vivienda improvisada en un campo para desplazados porque no había ninguna clínica local abierta. Los cooperantes le dijeron a Abdullahi Hassan, investigador de Amnistía, que la reducción de los servicios se debía a la falta de financiación.

“Puede imaginarse lo peligroso que es esto", dijo a la AP.

Durante los cinco primeros meses del año, los compromisos totales de ayuda de los principales países donantes ascendieron a 16.900 millones de dólares, frente a los 23.900 millones del mismo periodo de 2019, de acuerdo con el nuevo análisis, que se basó en datos de Estados Unidos, Gran Bretaña, instituciones de la Unión Europea, Alemania, Francia y Canadá, entre otros.

Muchos de esos donantes — en especial Gran Bretaña cuyos compromisos cayeron cerca del 50% con respecto a 2019, según el análisis — tienen economías en contracción. La basta magnitud de la crisis es otro desafío ya que todo el mundo necesita ayuda, y la necesita ya.

La realidad sobre el terreno podría ser todavía peor de lo que indica el análisis, que solo muestra promesas de fondos. No estaba claro de inmediato qué porcentaje de éstas se materializa en ayuda para quienes la necesitan.

Mientras los gobiernos atraviesan problemas, organizaciones multilaterales más grandes, incluyendo el Banco Mundial y el Fondo Mundial, han dado un paso adelante, quizás porque todavía no se han visto afectadas por restricciones presupuestarias.

Sus compromisos para este año son de 48.800 millones de dólares, o el 70% más que en el mismo periodo del año anterior, de acuerdo con el análisis. Este es un indicio positivo pero “debe ser sostenible par atajar toda la crisis”, agregó.