AFP

En el corazón de China, su ciudad fue la primera del planeta en estar en cuarentena. Pero ahora los habitantes de Wuhan disfrutan el regreso a una vida normal, a tal punto que muchos de ellos no dudan en dejar la mascarilla.