AFP

Miles de personas hacinadas en las llamadas cuarterías costarricenses se han convertido en preocupación para las autoridades sanitarias por ser focos de propagación de la covid-19.