Grecia: Miles de migrantes duermen al raso en Moria

AP

Miles de refugiados y migrantes pasaron su tercera noche al aire libre en la isla griega de Lesbos luego de que nos noches consecutivas de incendios en el atestado campo de Moria los dejaran sin hogar.

Publicidad

Algunos se despertaban el viernes tras dormir a un lado de una carretera, luego de cortar cañas y usar las mantas que salvaron de las llamas para levantar rudimentarios refugios donde protegerse del frió de la noche y del sol abrasador del día. Otros utilizaban carpas o tenían apenas sacos de dormir para protegerse de los elementos.

Las autoridades griegas dijeron que los incendios del martes y el miércoles en la noche fueron provocados deliberadamente por algunos de los residentes, molestos por las ordenes de aislamiento decretadas para evitar la propagación del coronavirus tras el positivo de 35 de ellos.

Publicidad

El campo estaba bajo un estricto aislamiento, que debía durar hasta mediados de septiembre, desde que se identificó el primer caso en un somalí al que se le había concedido asilo y se marchó de Moria, pero más tarde regresó allí Atenas.

“Llevamos tres días aquí sin comer, sin beber. Estados en condiciones que realmente no son muy buenas", dijo Freddy Musamba, un exresidente natural de Gambia que denunció la situación en Grecia y las condiciones en las que había estado viviendo.

“Quiero hablar de la Unión Europea, que nos ha abandonado, que nos ha dejado aquí así", agregó Musamba, quien pidió a Bruselas que “venga y nos apoye, no que nos deje. Somos como niños abandonados. Hemos soportado cosas que no sabíamos que podían ocurrir”.

Las organizaciones de ayuda llevan mucho tiempo advirtiendo de la complicada situación en el campo, que tiene capacidad para poco más de 2.750 personas pero albergaba a más de 12.500 en su interior y en una ciudad de tiendas de campaña en un campo de olivos cercano.

La situación ha provocado crecientes tensiones, tanto entre los migrantes y refugiados dentro del campo como entre los locales, que piden el cierre de Moria desde hace mucho.

Publicidad

Publicidad