La policía dijo que intervino porque los manifestantes se negaron a cumplir con las normas de distanciamiento social ordenadas para limitar los contagios

AP

La policía de Londres se enfrentó el sábado con manifestantes mientras dispersaban una protesta en la Plaza de Trafalgar contra unas restricciones implementadas para frenar la pandemia de COVID-19, en medio de crecientes tensiones sobre los límites a la vida diaria mientras el gobierno trata de frenar un repunte en las infecciones.

Varios policías y manifestantes resultaron heridos luego de que los agentes irrumpieron luego de tres horas de discursos frente a miles de personas que llenaron la icónica plaza londinense, donde sostuvieron letreros contra las vacunas obligatorias, los requerimientos de uso de mascarillas y los límites sobre las libertades civiles.

Publicidad

La policía dijo que intervino porque los manifestantes se negaron a cumplir con las normas de distanciamiento social ordenadas para limitar los contagios. Los agentes retiraron el equipo de sonido, algunas personas les lanzaron botellas y la policía usó sus porras en los enfrentamientos con manifestantes. Varias personas fueron retiradas del sitio esposadas.

“Las multitudes en la Plaza de Trafalgar no han cumplido con las condiciones de su evaluación de riesgo y están poniendo en peligro a la gente ante una transmisión del virus”, dijo la policía metropolitana de Londres.

Publicidad

La manifestación se produce en momentos en los que el Parlamento se prepara para revisar una iniciativa contra la pandemia de COVID-19 y con la que el gobierno busca imponer nuevas restricciones para controlarla. Algunos legisladores han criticado al gobierno por implementar las reglas sin que el Parlamento las haya aprobado.

Los oradores en la protesta negaron ser conspiradores y argumentaron que defienden la libertad de expresión y los derechos humanos.

Dan Astin-Gregory, un instructor de liderazgo y uno de los oradores, reconoció las muertes y el sufrimiento causado por la pandemia, pero dijo que la respuesta al COVID-19 ha sido desproporcionadamente alta frente a la amenaza que representa la enfermedad.

“Estamos cansados del miedo y la tergiversación de los hechos”, comentó a la multitud. “Estamos cansados de las restricciones a nuestras libertades”.

Hace unos días, el gobierno ordenó un toque de queda a las 10 de la noche en bares y restaurantes a nivel nacional, junto con requerimientos más estrictos para el uso de mascarillas y multas más altas para quienes no los cumplan. También prohibió la mayoría de las reuniones sociales de más de seis personas, pero hay una dispensa para las protestas, siempre y cuando los organizadores entreguen una evaluación de riesgo y cumplan con las medidas de distanciamiento social.

Gran Bretaña tiene la peor cifra de muertes a causa del coronavirus en Europa, con casi 42.000 decesos relacionados al COVID-19. Los casos, hospitalizaciones y fallecimientos nuevos han aumentado considerablemente en las últimas semanas.

Publicidad

Publicidad