EFE

Las autoridades australianas continúan este lunes trasladando mar adentro los cadáveres de unas 380 ballenas piloto que murieron tras quedar varadas la semana pasada en una remota zona de la isla de Tasmania, en el sureste del país.