Aunque otros países han impuesto nuevas cuarentenas locales para combatir el resurgimiento de casos, el gobierno de Francia está tratando de evitar eso

AP

Dado que los enfermos de COVID-19 ocupan actualmente una tercera parte de las unidades de terapia intensiva en el área metropolitana de París, el ministro de Salud de Francia amenazó el jueves con cerrar bares y prohibir las reuniones familiares si la situación no mejora.

Las unidades de cuidados intensivos en otras partes del país también se están llenando con enfermos de COVID, luego de un número creciente de infecciones en los últimos dos meses ha llegado ahora a las poblaciones vulnerables y de mayor edad.

Publicidad

Aunque otros países han impuesto nuevas cuarentenas locales para combatir el resurgimiento de casos, el gobierno de Francia está tratando de evitar eso y adoptando medidas relativamente moderadas.

El ministro de Salud, Olivier Veran, advirtió que el gobierno pudiera clasificar París y los suburbios cercanos como una “zona de alerta máxima” a partir del lunes, llevando a medidas como el cierre de bares y la suspensión de fiestas familiares y otras congregaciones.

Publicidad

Veran no fijó un límite para el tamaño de los grupos ni indicó lo que la designación de zona de alerta pudiera significar para el Abierto de Francia, que se juega actualmente en el oeste de la capital con 1.000 espectadores diarios.

En medio de protestas ahora diarias contra las restricciones impuestas sobre los cafés de Francia a causa de la pandemia, el ministro dijo que los restaurantes pudieran seguir abiertos si ponen reglas más estrictas.

El nivel máximo de alerta significa que “el riesgo de saturación de hospitales es muy elevado”, dijo Veran, mientras las autoridades daban a conocer cifras región por región que muestran que el número de pacientes en cuidados intensivos en algunas áreas está subiendo a un ritmo mayor que el pronosticado por el gobierno hace un mes.

La región de París se ve especialmente preocupante, ya que tiene 30-35% de las camas para terapia intensiva ocupadas por pacientes con COVID-19, y los hospitales están aplazando cirugías para crear espacio para los casos de coronavirus, dijo el ministro de Salud.

La situación en la capital comienza a parecerse a la de la ciudad mediterránea de Marsella y a la de la isla caribeña de Guadalupe, donde todos los restaurantes y bares fueron cerrados después de que el gobierno los pusiera en alerta máxima la semana pasada.

Publicidad

Publicidad