AFP

Las autoridades chinas realizaron cuatro millones de test de diagnóstico en la ciudad de Qingdao tras descubrir un pequeño brote de COVID-19, mientras los casos seguían aumentando vertiginosamente el martes en Europa y obligando a los gobiernos a aumentar las restricciones..