EEUU Internacionales -  2 de diciembre 2020 - 08:59hs

No identificarían testigos en caso de exsecretario mexicano

Fiscales estadounidenses pidieron el martes a un juez que les permita mantener selladas las pruebas que identificarían a testigos en el juicio del exsecretario mexicano de Seguridad Pública, Genaro García Luna .

Los fiscales advirtieron que, si esas evidencias se hacen públicas, el acusado o sus cómplices podrían poner en peligro la vida de los testigos.

En un nuevo documento presentado en el sistema electrónico de los tribunales federales estadounidenses, fiscales de la corte del distrito este de Nueva York pidieron al juez Brian Cogan que parte de esas pruebas se mantengan precintadas hasta el 1 de marzo.

Las pruebas, que incluyen fotografías, documentos financieros y grabaciones, no se mostrarían a García Luna, su abogado, ni al público general, solicitaron los fiscales.

“El acusado y sus conspiradores podrían llevar a cabo una campaña de acoso, intimidación y/o violencia contra los testigos y sus familias antes del juicio, para castigarlos por su cooperación, disuadirlos de testificar contra él y frenar así la cooperación de otros”, escribieron los fiscales en su carta dirigida al juez Cogan.

El exfuncionario está acusado en Nueva York de cargos que incluyen la asociación ilícita para el tráfico de cocaína, el falso testimonio y la participación en una organización criminal.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón, se ha declarado inocente de las acusaciones de los fiscales, quienes alegan que recibió enormes cantidades de dinero por parte del Cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín “El Chapo” Guzmán , a cambio de permitir que éste traficara cocaína a sus anchas.

Los fiscales señalaron en su carta que cuando finalmente se muestren las pruebas al exfuncionario mexicano éste tendrá tiempo suficiente de revisarlas antes del juicio.

Por otro lado, la carta dice que en 2012, García Luna dejó México y se trasladó a Miami. Allí se hizo residente permanente de Estados Unidos y en 2018 solicitó la ciudadanía estadounidense.

Los fiscales dijeron que García Luna mintió en su solicitud de ciudadanía al decir que jamás había cometido un crimen.