AFP

Es una mañana soleada en Nueva York, y unas 30 personas con barbijo se adentran en The Ramble, una zona boscosa de caminos serpenteantes en Central Park. Forman parte de una creciente cofradía en busca de búhos, cuya presencia es rara en esta inmensa ciudad.