BEIJING Internacionales -  8 de enero 2021 - 08:21hs

Ciudad china ofrece dinero por pistas de evasores de pruebas

Una ciudad del norte de China ofrece recompensas de 500 yuanes (77 dólares) a cualquiera que informe sobre un residente que no se haya sometido recientemente a una prueba para detectar el coronavirus .

La oferta del gobierno de Nangong se produce mientras millones de residentes pasan controles tanto en la ciudad como en su provincia, Hebei, dentro de los esfuerzos de China para controlar su brote reciente más grave de COVID-19.

Las recompensas en efectivo o con otro tipo de premios a cambio de información sobre inconformes políticos o sociales tiene una larga tradición en China, pero la pandemia le está poniendo una nueva cara a la práctica. Quienes sean descubiertos incumpliendo la norma son obligados a someterse a la prueba y a pasar una cuarentena de dos semanas asumiendo todos los costos.

China ha controlado en gran medida la transmisión local con medidas consideradas por algunos como extremas y altamente intrusivas, como el aislamiento de ciudades enteras y un estrecho seguimiento electrónico de la prohibición de viajar de o hacia algunas partes del país.

La Comisión Nacional de Salud china reportó el viernes 53 nuevos casos, incluyendo 33 en Hebei. De esos, 31 se registraron en la capital provincial, Shijiazhuang, sede de algunos en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Por otra parte, Japón pasó el viernes su primer día bajo un estado de emergencia por el coronavirus sin demasiados cambios, incluyendo en los atestados trenes de cercanías que trasladaron a una multitud de pasajeros con mascarilla en la hora punta matinal.

El primer ministro, Yoshihide Suga, reiteró su llamado a que los restaurantes reduzcan su horario y a que la gente trabaje desde casa.

“Nos tomamos esto muy en serio. Me gustaría superar esta dificil situación con la cooperación de la gente", dijo a reporteros.

El estado de emergencia estará en vigor hasta el 7 de febrero. La declaración pide a los restaurantes y bares que cierren a las 20:00 horas, y que no sirvan bebidas desde una hora antes.

Las medidas afectan a la capital, Tokio, y a tres prefecturas próximas: Saitama, Chiba y Kanagawa.

En el conjunto del país, el numero de casos reportados alcanzó los 260.000, de los cuales más de 7.500 se confirmaron el viernes.

Tailandia reportó 205 nuevos contagios el viernes, un ligero descenso con respecto a días anteriores, mientras endurece los controles a los desplazamientos en el territorio nacional.