AFP

Haylena Barbosa nunca imaginó el colapso al que su Manaos natal llegaría durante la vertiginosa segunda ola de la pandemia, pero lejos de abatirse, realiza a diario donaciones, alentada por la también inesperada respuesta altruista de parte de la sociedad.