Madrid Internacionales -  10 de marzo 2021 - 13:09hs

Llaman a elecciones regionales anticipadas en Madrid

La poderosa región central de Madrid tendrá elecciones anticipadas después de que las luchas internas entre dos partidos de derecha provocaron el miércoles el colapso del gobierno de coalición de la capital española.

La presidenta regional Isabel Díaz Ayuso, una de las estrellas en ascenso del conservador Partido Popular (PP), disolvió la legislatura regional después de romper con Ciudadanos, el partido menor de su gobierno.

La ruptura se produjo pocas horas después de que Ciudadanos retiró su apoyo al gobierno del PP en Murcia y presentó un voto de censura junto al Partido Socialista Obrero Español (PSOE). De tener éxito, eso le daría a Ciudadanos la presidencia regional de la región rural que el PP ha gobernado durante más de 25 años.

“La inestabilidad institucional provocada esta mañana por Ciudadanos y el Partido Socialista en Murcia nos ha llevado a esta situación”, dijo Ayuso al tiempo que afirmó que estos dos partidos se preparaban para unir fuerzas y sacarla del poder.

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en Madrid y vicepresidente regional, dijo que instó a Ayuso a no poner fin a su alianza y consideró que convocar a elecciones anticipadas durante una pandemia es una “terrible temeridad”.

El PSOE y el partido izquierdista Más Madrid registraron mociones para presentar votos de censura contra el gobierno de Ayuso el miércoles, pero sólo después de que la presidenta regional disolvió su gobierno.

Ayuso ha sido una de las principales críticas de la respuesta al coronavirus por parte del gobierno central encabezado por el presidente Pedro Sánchez, del PSOE. Constantemente ha rechazado las restricciones de salud y los confinamientos, diciendo que son malos para la economía.

Ayuso dijo que las nuevas elecciones regionales, cuya fecha no anunció, serían para que “los madrileños elijan entre el socialismo o la libertad”.

La región que rodea la capital representa casi el 20% de la economía española y es el centro del poder político y administrativo del país. Está en manos del Partido Popular desde 1991, aunque tuvo que aliarse con Ciudadanos para evitar que los partidos de izquierda tomaran el control en 2019.

La ruptura entre el PP y Ciudadanos podría causar más ondas de choque en la política de España, dado que otras regiones y gobiernos municipales, incluido el Ayuntamiento de Madrid, dependen de los acuerdos entre los dos partidos.

Ambos partidos tratan de frenar el auge del partido de extrema derecha Vox, que superó a ambos en las últimas elecciones regionales en Cataluña.

El distanciamiento de Ciudadanos del PP, que lidera la oposición en el Parlamento, podría acercar al partido a la coalición gobernante y darle al socialista Sánchez más opciones a la hora de buscar apoyo en votaciones clave.