Beijing Internacionales - 

La cuarentena de Shanghái pone a prueba la estrategia china

La cuarentena agravó la ansiedad en los mercados financieros por la guerra de Rusia en Ucrania.

Una cuarentena en dos fases a los 26 millones de habitantes de Shanghái ponía a prueba los límites de la firme estrategia china de “cero COVID” y remecía los mercados más allá de las fronteras del país.

La ciudad más grande de China guardaba el martes su segundo día de confinamiento. La primera fase incluía al distrito financiero de Pudong y zonas colindantes en el lado este del río Huangpu, que divide el núcleo financiero, manufacturero y comercial.

Las medidas que confinaban a los residentes de Pudong a sus hogares, cerraban los negocios no esenciales e imponían pruebas masivas se levantaban el viernes. Entonces sería la amplia zona de Puxi, al otro lado del río, la que entraría en cuarentena.

El transporte público quedó suspendido y los puentes y túneles que conectaban los dos lados de la ciudad cerraron, lo que dejaba inusualmente tranquilas las calles de la ciudad, incluido en el vecindario ribereño de Bund en Puxi, salpicado de edificios centenarios.

Zhang Meisha, una trabajadora independiente de 39 años que corría por la mañana en Bund, dijo que intentaba disfrutar de tanta luz solar como pudiera antes de que la cuarentena se extendiera a Puxi.

“Espero que la primavera de Shanghái pueda esperarnos”, dijo Zhang.

La cuarentena agravó la ansiedad en los mercados financieros por la guerra de Rusia en Ucrania, los esfuerzos de la Reserva Federal por frenar la inflación subiendo las tasas de interés y otros desafíos económicos.

Aunque reacciones del mercado como un descenso del 7% en los precios del petróleo en Londres el lunes no reflejan “la auténtica realidad de la situación”, señaló Michael Every, de Rabobank, los inversores ya estaban preocupados por China y la economía global.

“Tenemos toda una montaña de problemas por la que preocuparnos, y esta es simplemente una ladera entre muchas”, dijo Every. “Si eso es todo, una cuarentena por COVID, no es difícil mirar la historia reciente y ver cómo evoluciona. Pero esto se entrelaza con muchos otros asuntos”.

El nuevo repunte de casos en Shanghái se atribuye de forma mayoritaria a la nueva subvariante BA.2 de ómicron. La ciudad había sufrido relativamente poco por el nuevo coronavirus, detectado por primera vez en la ciudad central de Wuhan a finales de 2019.

Shanghái registró el lunes 4,477 casos nuevos, todos salvo 95 asintomáticos. Pese al aumento de las cifras nacionales, las muertes por COVID-19 se han mantenido bajas, con dos más el 20 de marzo para un total de 4,638 fallecidos.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: