Ciudad de México Internacionales -  20 de julio 2021 - 13:16hs

Liberan a mexicano tras 21 años encarcelado por un asesinato que no ocurrió

Manuel Valdovinos, quien salió de la cárcel hace tres días, denunció que ahora tiene "antecedentes penales" que le impiden aspirar a algunos trabajos. 

El mexicano Manuel Valdovinos fue liberado mediante una ley de amnistía tras 21 años encarcelado por un asesinato que no ocurrió, puesto que su supuesta victima está viva y se encuentra en Estados Unidos.

https://twitter.com/nestora_salgado/status/1416195050132971522

Valdovinos, quien salió de la cárcel hace tres días, criticó este martes ante la prensa que las autoridades no le han pedido "perdón" y denunció que ahora tiene "antecedentes penales" que le impiden aspirar a algunos trabajos.

"Esto no fue una reinserción, fue una burla", reprochó.

El pasado 27 de mayo, el diputado mexicano Pedro César Carrizales, conocido como El Mijis, y el activista Bryan LeBaron iniciaron una huelga de hambre frente el Palacio Nacional, residencia presidencial, para exigir la liberación de Manuel Valdovinos.

Tras analizar el caso, la Comisión Especial de Seguimiento a la Ley de Amnistía del Estado de México determinó la liberación inmediata de Valdovinos, quien fue recibido por sus familiares a las puertas del penal de Almoloya de Juárez.

"México es un país donde la justicia está al revés. Los que debemos tener justicia tenemos evasiones y arbitrariedades. Si ellos no ejercen presión con la huelga de hambre, yo no estoy aquí hoy", expresó.

Manuel Valdovinos, quien se desempeñaba como profesor de música en la ciudad de Texcoco, fue detenido el 26 de mayo del año 2000 acusado de haber asesinado a un joven, motivo por el que fue condenado en 2003 a 41 años de cárcel.

En 2006 se comprobó que el cadáver no correspondía a la supuesta víctima de Valdovinos, pero este permaneció encarcelado hasta que su familia halló en Estados Unidos a la persona que supuestamente había asesinado.

El mexicano Valdovinos explicó este martes que fue víctima de "tortura" y que en la cárcel vio a "mucha gente que sin sustento legal tenía su libertad".

Durante las más de dos décadas apresado injustamente, perdió a un bebé y a varios seres queridos, y llegó un momento en el que "pedía haber quedado muerto".