Londres Internacionales -  8 de abril 2022 - 15:23hs

Ministro de Finanzas británico denuncia "campaña de desprestigio" por críticas a su esposa

El ministro de Finanzas, Rishi Sunak se considera blanco de una "campaña de desprestigio" procedente de las filas del opositor Partido Laborista.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, denunció una "campaña de desprestigio" de la oposición laborista después de que su multimillonaria esposa fuera criticada por eludir ciertos impuestos en el Reino Unido en plena crisis del coste de la vida.

"Atacar a mi mujer para llegar a mí es horrible", afirmó en una entrevista publicada el viernes por el diario The Sun, subrayando que su esposa, de nacionalidad india, ha "pagado impuestos al Reino Unido por cada céntimo que ha ganado" en este país.

La mujer, Akshata Murty, hija del multimillonario cofundador del grupo tecnológico indio Infosys, tiene el estatus de "no domiciliada" (diferente de "no residente"), que permite no tributar en el Reino Unido por ingresos en el extranjero.

Esto significa que su domicilio permanente se considera fuera del país, pese a que ella y Sunak ocupan una residencia oficial en Downing Street.

Según el periódico The Independent, que dio a conocer la información, este estatus le ha permitido ahorrar millones de libras de impuestos, incluidos los dividendos de su participación en Infosys.

Sunak se considera blanco de una "campaña de desprestigio" procedente de las filas del opositor Partido Laborista.

Pero una fuente laborista negó la acusación y señaló más bien al entorno del primer ministro Boris Johnson, recientemente sumido en escándalos y cuya popularidad cayó en picado mientras subía la de su ministro de Finanzas, durante mucho tiempo considerado favorito para reemplazarle.

Preguntado posteriormente en una rueda de prensa, Johnson defendió a su ministro: "Rishi está haciendo un gran trabajo y creo que, en la medida de lo posible, las familias no deberían verse mezcladas".

"Mi mujer nació en la India, se crió allí", argumentó Sunak, y "no sería razonable ni justo pedirle que corte los lazos con su país sólo por estar casada conmigo".

El estatus de "no domiciliado" es legal, pero la noticia fue mal recibida por los británicos, que ven desvanecerse su poder adquisitivo entre una inflación históricamente alta, facturas de energía que se disparan y, desde el miércoles, un aumento de las contribuciones a la seguridad social impuesta por el ministro de Finanzas.

Sunak fue duramente criticado en marzo por sus nuevas medidas presupuestarias, denunciadas como elitistas y alejadas de la situación real de la mayoría de británicos. Y su popularidad ha caído en las encuestas.

FUENTE: AFP

En esta nota: