Rusia Internacionales -  5 de mayo 2022 - 06:10hs

Rusia trata de frenar envío de armas occidentales a Ucrania

Las fuerzas armadas rusas señalaron que usaron misiles lanzados desde mar y aire para destruir instalaciones eléctricas en cinco estaciones ferroviarias de diversos puntos de Ucrania.

Rusia trató de obstaculizar el envío de armas occidentales a Ucrania con ataques a estaciones ferroviarias y otros objetivos clave en las líneas de suministro en todo el país, mientras la Unión Europea valoraba ampliar sus sanciones a Moscú con el veto a la importación de petróleo ruso.

El miércoles se registraron también intensos combates en la planta acerera de Azovstal, en Mariúpol, que es el último reducto de la resistencia ucraniana en la arrasada portuaria, de acuerdo con el alcalde. Un funcionario ruso negó que sus tropas estén asaltando el complejo, pero el comandante de la principal unidad militar ucraniana en el lugar afirmó que los soldados de Moscú habían entrado en los terrenos de la planta.

Las fuerzas armadas rusas señalaron que usaron misiles lanzados desde mar y aire para destruir instalaciones eléctricas en cinco estaciones ferroviarias de diversos puntos de Ucrania, y llevaron a cabo ataques aéreos y de artillería contra bastiones de soldados y depósitos de munición y combustible.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, acusó a Rusia de “recurrir a tácticas terroristas con misiles a fin de propagar el miedo en toda Ucrania”.

Las sirenas antiaéreas se activaron en varias ciudades del país la noche del miércoles, y se reportaron ataques cerca de la capital, Kiev; en Cherkasy y Dnipro, en el centro de Ucrania; y en Zaporiyia, en el sureste. En Dnipro, las autoridades dijeron que se alcanzó una instalación ferroviaria, y videos publicados en redes sociales dejaban entrever que también se atacó un puente.

No hubo reportes inmediatos de víctimas ni sobre la magnitud de los daños.

En respuesta a los ataques, el presidente del país, Volodymyr Zelenskyy, dijo en su discurso nocturno en video que “Se responderá a todos estos crímenes, de forma legal y bastante práctica, en el campo de batalla”.

La oleada de ataques se produjo mientras Rusia se prepara para celebrar el Día de la Victoria el 9 de mayo, en el que se conmemora el triunfo de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi. El mundo estará pendiente para ver si el presidente ruso, Vladimir Putin, aprovecha la ocasión para declarar la victoria en Ucrania o para expandir lo que califica de “operación militar especial”.

Una declaración de guerra permitiría que Putin implementase una ley marcial y movilizase a reservistas para compensar la enorme cantidad de bajas entre sus tropas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, restó importancia a las especulaciones calificándolas de “disparates”.

En tanto, Bielorrusia, desde donde las tropas rusas iniciaron parte de su invasión terrestre, anunció el miércoles el inicio de ejercicios militares. Un alto funcionario ucraniano dijo que su país estará listo para actuar en caso de que Bielorrusia se sume al conflicto.

Los ataques contra la infraestructura ferroviaria tenían la intención de entorpecer la entrega de armas de Occidente, manifestó el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el mayor general Igor Konashenkov. El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, señaló que Occidente “está llenando a Ucrania de armas”.

Un alto funcionario estadounidense de Defensa, que habló bajo condición de anonimato para discutir las evaluaciones del Pentágono, dijo que a pesar de que Moscú ha intentado atacar infraestructuras vitales en las inmediaciones de la ciudad de Leópolis, enfocándose en vías de tren, no ha habido “un impacto perceptible” en las tareas de reabastecimiento de Ucrania. Leópolis, cerca de la frontera con Polonia, ha sido un importante punto de tránsito para las armas suministradas por la OTAN.

Las armas que han ingresado a Ucrania ayudaron a sus fuerzas a frustrar el avance inicial de Rusia para capturar Kiev y parece indudable que tendrán un papel fundamental en la batalla por el Donbás, la región industrial del este de Ucrania que se ha convertido en el objetivo principal de Moscú.

Ucrania ha instado a Occidente a aumentar el envío de armamento antes de ese enfrentamiento potencialmente decisivo.

Además de proveer armas, Europa y Estados Unidos han tratado de castigar a Moscú con sanciones. La presidenta de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, pidió el miércoles al bloque de 27 países que prohíba las importaciones de petróleo ruso, una fuente crucial de ingresos para el Kremlin.

FUENTE: Associated Press

En esta nota: