Colombia ha tenido una grande transformación en sus sistema de transporte. El metro, que hoy se promueve en Panamá, es el encargado de transportar a los residentes de Medellín, ciudad que en los últimos años asumió el reto de cambiar su imagen.