Kathyria Caicedo

Lidia Atencio y Luis Contreras aún conservan en su piel las huellas, de aquel incendio que consumió la vida de 18 personas, que viajaban en el bus 8B-06, el 23 de octubre de 2006. Hoy, ven más cerca la posibilidad de ver su cuerpo sin cicatrices.

La mañana de este miércoles, ambos abordaron el avión presidencial con destino a Houston, donde serán evaluados por personal médico, quienes determinarán si es posible alguna cirugía o tratamiento para corregir las marcas de las quemaduras.

Publicidad

Lidia y Luis estarán en Houston, por un periodo de tres a cuatro días, aunque dependerá de los médicos, según informó Dayra Fábrega de Cardoze, de la Secretaría de Asuntos Sociales, puesto que el gobierno panameño gestionó este viaje.

Publicidad